Tomate - GAT Fertilíquidos

Tomate

El éxito en el cultivo de tomate depende de muchos factores: la variedad utilizada, el suelo, las horas de luz disponibles, la temperatura del aire y del suelo, etc. Pero sobre todo, el éxito radica en una buena fertirrigación.

La planta del tomate es tolerante al cloro, siendo incluso un elemento indispensable para obtener unos grados brix altos.

En el tomate, Los análisis foliares son una práctica cada vez más necesaria para evitar deficiencias antes de que éstas provoquen una disminución en la producción o la calidad del fruto.

Tomate - GAT Fertilíquidos

Destacamos los siguientes factores nutricionales del cultivo del tomate a tener en cuenta en su fertirrigación:

El estado hídrico y la fertilización tienen una importancia fundamental en este cultivo.

La planta de tomate no es muy exigente en cuanto a suelos, excepto en lo que se refiere al drenaje que debe ser muy bueno.

El tomate tolera condiciones de salinidad moderadas tanto del suelo como del agua de riego, por lo tanto usaremos cloruro potásico como fuente de potasio aumentando además su rentabilidad.

La deficiencia de nitrógeno provoca una vegetación pobre y de escaso vigor. Los frutos quedan pequeños. El exceso de nitrógeno produce abundante follaje, poco crecimiento de raíces, caída de flores y baja producción.

Las plantas de tomate deficientes en fósforo son raquíticas. La madurez de la fruta se retrasa.

En plantas deficientes en potasio el fruto crece y madura en forma irregular, lo que debemos evitar dado que la recolección es mecánica.

La deficiencia de calcio es común en el cultivo del tomate, sobre todo su carencia en los tejidos del fruto. El síntoma más conocido es la pudrición apical (blossom end rot),

Para una producción de 100-120 tm/ha la planta de tomate absorbe aproximadamente los valores representados en la siguiente gráfica y teniendo en cuenta que el contenido de fosforo del suelo necesario antes del trasplante es de 30 mg P/kg de suelo.

Tomate - GAT Fertilíquidos

En el abonado de fondo se aplican las dosis de N-P-K necesarias para cubrir las necesidades de las tres o cuatro primeras semanas del cultivo y, a continuación, se inicia la aplicación de fertilizantes en fertirrigación.

Hasta la floración aportaremos una relación relativamente rica en nitrógeno y fósforo para asegurar un buen desarrollo de la planta y sus raíces.

De flor a formación del fruto la relación debería ser aproximadamente 0.5:0.2:1

De fruto formado a cosecha elevaremos la concentración del potasio en la disolución fertilizante aproximadamente hasta 1:0.5:7

Familias
de abonos recomendadas

En GAT Fertilíquidos hacemos su abono líquido a medida, consúltenos todas las posibilidades.
Formulario de contacto

PULSA AQUÍ PARA LEER NUESTRA POLÍTICA DE PRIVACIDAD

GAT FERTILIQUIDOS te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gat Fertiliquidos, S.A. (GAT FERTILIQUIDOS) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1&1 (proveedor de hosting de GAT FERTILIQUIDOS) dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1&1.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: http://gatfertiliquidos.com , así como consultar nuestra política de privacidad.